Cambiar

El nacimiento de un niño trae alegría, amor, responsabilidades y… cambios. Aprovecha este momento como una oportunidad para introducir cambios saludables en casa y en tu estilo de vida. Tanto si estás embarazada como si acabas de dar a luz y estás dando el pecho, se trata del momento adecuado para optar por alternativas que te permitan gozar de una mejor salud.

Muchas mujeres desean adoptar hábitos más saludables. Hacer más ejercicio, comer más verduras frescas, dejar de fumar o de beber alcohol, reducir los azúcares o las grasas… son solo algunos de los cambios en los que pensamos o que tratamos de llevar a cabo. Tal vez parezca que el embarazo o el nacimiento de un bebé hacen que sea imposible, ¡pero es precisamente lo contrario!

Seguro que el embarazo o el bebé recién nacido traerán cambios a tu rutina diaria, así que ahora tienes la oportunidad de reorganizar un poco tu estilo de vida. Analízalo y piensa cuáles son los aspectos saludables y positivos, así como qué te gustaría cambiar o eliminar. Quizá existan algunos elementos que no puedan cambiarse, como el trabajo, y otros que permitan una mayor flexibilidad, como el empleo de tu tiempo antes y después de trabajar.

A continuación, decide qué cambios te gustaría introducir y cómo incluirlos en tu día a día, con un nuevo bebé. ¿Quieres hacer más ejercicio? Intenta practicar algo de «gimnasia de mantenimiento con cochecitos». ¿Quieres comer mejor pero no tienes tiempo? Cocina el doble de cada plato: una parte para comer y la otra para congelar.

«Juntos» ofrece muchas ideas y actividades diseñadas para ayudarte a aprovechar esta gran oportunidad de introducir cambios saludables.

Únete a «Juntos» en una de las ciudades del proyecto